APROMAR mantiene una reunión de trabajo sobre el seguro de acuicultura marina con ENESA y AGROSEGURO

19 de enero de 2015. El Plan Anual de Seguros Agrarios Combinados del MAGRAMA ofrece una línea de seguros de acuicultura marina para las producciones de besugo, corvina, dorada, lenguado, lubina y rodaballo. APROMAR, como entidad asociativa representativa, mantiene anualmente desde 1997 negociaciones con la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA) y con la Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados SA (AGROSEGURO) para adecuar estas pólizas a las necesidades de las empresas de cultivos marinos.

Estos seguros agrarios ofrecen pólizas para el aseguramiento de los peces vivos ante su muerte, escape o pérdida de valor comercial causados por eventos climatológicos adversos, catástrofes o enfermedades no controlables por los productores. Por otra parte, existe otra línea que cubre la retirada y destrucción de las mortalidades que pueden producirse en las explotaciones, similar a la disponible para la ganadería terrestre. Dado el elevado coste de producción de las especies de acuicultura, especialmente de peces, sus largos ciclos de producción y el posible efecto devastador de temporales sobre las instalaciones de viveros en el mar, la práctica totalidad de las granjas de acuicultura marina cuentan con un seguro para sus peces, ya sea público o privado.

El pasado 14 de enero APROMAR organizó una reunión de trabajo en Madrid para evaluar la situación de estos seguros y proponer fórmulas de mejora. En ella participaron representantes de ENESA, de AGROSEGURO y las principales empresas de acuicultura marina de España. En la misma se expusieron, entre otras, dos importantes reclamaciones del sector, como son la posibilidad del aseguramiento contra actos malintencionados, sabotajes y de responsabilidad civil, así como la necesidad de poder fraccionar los pagos de las muy elevadas primas que deben abonarse.

Otra reclamación histórica del sector es pasar de un seguro de cobertura de riesgos casuística, sujeta a numerosas excepciones, a un seguro que cubra riesgos determinados, menos exclusiones, aun dentro de las limitaciones que establecen las normas legales.

Por otra parte, se planteó que el actual sistema de bonificaciones, debido a una reciente obligación europea, desincentiva las mejores prácticas, beneficiando indirectamente a las empresas con peores resultados. APROMAR ha solicitado que se replantee la fórmula de cálculo de las bonificaciones, o bien que encauce los beneficios a través de otras vías, como por ejemplo, con menores franquicias.

En relación con el seguro de retirada y destrucción existe una situación de confusión en muchas Comunidades Autónomas con la definición y cuantificación de la biomasa a asegurar y que afecta a la implementación de estas pólizas. Las cuantías expresadas en el Registro General de Explotaciones Ganaderas (REGA), que mide el censo de animales, la biomasa instantánea o el número de ejemplares, es diferente, en el caso de las granjas de acuicultura, de las cantidades registradas en las autorizaciones de actividad que otorgan las Consejerías de Pesca de las CCAA, que es el tonelaje de pescado producido y puesto en el mercado cada año. También existen quejas sobre la calidad del servicio de recogida por parte de los gestores en algunas comunidades.

ENESA expuso su política de reforzar estos apoyos para incentivar el desarrollo de sectores productores estratégicos a nivel nacional, como es la acuicultura marina. APROMAR opina que las reglas que rigen estos seguros deben perfeccionarse para que estas ayudas tengan verdaderos efectos prácticos sobre las empresas productoras.